Human Rights Ecuador
Analysis of the human rights situation in Ecuador

Cléver Jiménez arremete con nueva “petro-denuncia”

Also available in / También disponible en: Inglés

El asambleísta sentenciado por una jueza cuestionada,  denuncia que 300 transferencias dan pistas de una supuesta intermediación en el negocio petrolero. Jiménez afirma que por estas denuncias de corrupción gubernamental lo persiguen.

Unas 300 transferencias bancarias que llegan a $ 1,2 y $ 1,7 millones mensuales, entre la intermediaria de petróleo Taurus (EE.UU.) y la empresa Naparina Corp., y de esta a Breiton Capital & Shipping INC, Denarii Systems, Pegaso Investment, Gabriela Cadena LLC, radicadas en Ecuador, Estados Unidos y Panamá, son parte de la documentación que sustenta la nueva denuncia del asambleísta Cléver Jiménez (Pachakutik).

La demanda fue presentada ante la Contraloría, el Servicio de Rentas Internas (SRI), la secretaría jurídica de la Presidencia y la Embajada de EE.UU. el 8 de mayo pasado. En estas, el asambleísta pide que investiguen, cada una en su área, el movimiento financiero en ese país, los pagos de tributos y los supuestos perjuicios al Estado en torno a Taurus y empresas del empresario ecuatoriano estadounidense Vidal Enrique Cadena Marín y su familia.

 

Las empresas estarían vinculadas a la supuesta intermediación petrolera realizada por Taurus Petroleum, que según Jiménez causaría un perjuicio al Estado de aproximadamente $ 3 por barril, al revender el petróleo que Petroecuador le entrega a Petrochina.

Jiménez, quien fue sentenciado a 18 meses de prisión y a pagar una indemnización al presidente Rafael Correa, quien lo acusó por injurias, asegura que el juicio en su contra es una retaliación a las denuncias que hizo sobre presuntos casos de corrupción, entre ellos el del supuesto perjuicio al Estado por la venta de petróleo con ventajas a China.

Taurus es una empresa que funciona como trader (intermediario) con Petrochina, con la cual el Gobierno ecuatoriano mantiene acuerdos de venta de petróleo y de financiamiento.

Es, además, una intermediaria investigada a nivel internacional por el cuestionado canje de crudo por alimentos en la guerra de Irak. Su principal socio es Ben Pollner, quien también es accionista de Castor Petroleum y Gunvor S.A.

Taurus, Castor y Gunvor no tienen contratos con el Estado ni con Petroecuador, sin embargo, manejan el 84% del saldo exportable, asegura Jiménez.

Entre tanto Naparina Corp, que funciona en Guayaquil, en el piso 29 del edificio La Previsora, tiene como presidente a Andrés Vidal Cadena Vedova y como gerente a Francisco José Guzmán Camposano. La situación económica de la empresa ha mejorado en estos últimos años, a decir del reporte de tributos que publica el SRI.

Mientras en el 2007 su Impuesto a la Renta fue $ 0, en el 2012, pagó $ 35.909,02.

La relación entre Taurus y Naparina Corp se evidencia, según Jiménez, en la serie de transferencias ejecutadas entre el 2010, 2011 y 2012 (recogidas tras una investigación de meses) y que se realizaron desde el Helm Bank de EE.UU. de la cuenta de Taurus a Naparina y otras empresas de Cadena.

Por ejemplo, señala la denuncia, el 5 de julio del 2012 a las 12:30 se acredita $ 1’641.573,20 a la cuenta de Napaina Corp S.A. con No. 1040123848 del Helm Bank, enviados desde la cuenta No. 021000018 del Bank de NY, perteneciente a Taurus Petroleum.

El asambleísta refiere además que en el libro de su asesor, Fernando Villavicencio, titulado Ecuador Made in China se señala que Enrique Cadena Marín tendría relación con algunos miembros del Gobierno. Entre ellos, Camilo Samán, exgobernador del Guayas y actual presidente de la CFN y su cónyuge, Adriana Marín Rodríguez.

Según relata el libro, la empresa Comesa, relacionada con Marín Rodríguez, tenía una deuda de $ 135.000 con Filanbanco en enero del 2007. Naparina la cubrió con un cheque de Decorplan y Certificados de Depósitos a nombre de Gilbert Jara García de Naparina y cedidos a Comesa por un valor de $ 35.273,43.

Decorplan tiene como presidenta a Marcia Montalvo León, excomisaria del Guayas en la gobernación de Samán.

Según el denunciante, las empresas de Cadena se estarían beneficiando del Estado aunque el ciudadano enfrenta un juicio de insolvencia, que planteó en el 2012 el Banco Central en el Juzgado Séptimo de lo Civil de Guayaquil por una deuda de $1’026.195 de su empresa, Quin Cola, con Filanbanco.

Denarii y el IESS

María Sol Larrea, coordinadora de Unidades Médicas del IESS, suscribió en el 2012 un contrato con la empresa Denarii Systems para la adquisición de una solución tecnológica. Enrique Cadena es el presidente de esta empresa, con oficinas en Miami Beach Florida 33129, av. Washington 404, suite 620. El 28 de septiembre del 2012 la Fiscalía abrió una indagación previa en contra del presidente del Consejo Directivo del IESS, Ramiro González, luego del fracaso del contrato.

Utiba, Alternet y BCE

La empresa Alternet System firmó el 31 de marzo del 2011 un contrato con el Banco Central para la operación del Sistema de Pagos y Transacciones Móviles. Según la denuncia, la empresa tenía relación con Utiba Américas y Denarii Systems. El contrato fue suspendido por mutuo acuerdo el 9 de febrero, cuando Pedro Delgado estaba a cargo. Luego vino el concurso para la contratación del software del Sistema Nacional de Pagos en la que participó Scanbuy, de Gastón Duzac.

Caso Telecsa

En mayo del 2006 el gobierno de Alfredo Palacio contrató con la compañía Vía Advisor (Viadvi), relacionada con Enrique Cadena, la operación de la empresa estatal Telecsa-Alegro. La empresa habría incurrido, según la denuncia, en una autocompra de 100.000 teléfonos, al adquirirlos con Technomobile.

El Universo.

Tags: